La confesión de pecados en el culto de adoración

La confesión de pecados en el culto de adoración

En el Servicio de Adoración, la confesión y seguridad del perdón son el resultado a la alabanza inicial en el culto. Esta adoración a Dios, nos hace conscientes de nuestros propios pecados. Calvino afirmó que el conocimiento de Dios y el conocimiento de nosotros mismos están fundidas, de manera que “estamos impulsados por nuestros propios males a contemplar las cosas buenas de Dios” y por el contrario, ver de la bondad de Dios nos lleva a reconocer nuestra naturaleza pecaminosa. Al encontrarnos con la santidad de Dios tomamos conciencia de nuestra maldad, nos movemos al arrepentimiento y pedimos perdón a Dios.

El antiguo modelo de alabanza y confesión al principio de culto tiene sus raíces en el culto del Templo en la época de David y Salomón. Los peregrinos del Templo entraban a las puertas con un himno de alabanza, a continuación, se escuchaba un sermón penitencial que les ayudaba a examinar sus vidas y confesar su pecado. Entonces las puertas se abrían y se entraba a la Templo.

La alabanza y la confesión de van de la mano. Al igual que Isaías, cuando fue confrontado por la presencia de Dios en el Templo con la canción, “¡Santo, santo, santo es el Señor de los ejércitos!” Isaías confesó “¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.” (Isaías 6:5).

Nunca se puede ser digno de la misericordia de Dios. Por eso la seguridad al perdón testifica la misericordia de Dios, al igual que el bautismo en dónde somos limpios en el nombre del Dios Trino, en el cual recibimos la garantía de la limpieza. Tenemos seguridad de que el Dios de infinita gracia nos eleva a una nueva vida en el bautismo, recibiendo las promesas de perdón y renacimiento en nuestro crecimiento cristiano a lo largo de nuestras vidas.

0 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *