La oración de sanidad

Manos orando

¿Se ha preguntado si dentro de nuestra iglesia se puede ungir a las personas pidiendo a Dios por su sanidad? Dios puede hacer milagros, no por el poder del aceite o por el poder de nuestra fe, sino por su poder. El aceite de oliva (mezcla de aceite de oliva con otros aceites aromáticos) ha servido para una gran variedad de fines cúlticos en el antiguo Israel y la tradición cristiana. Además de ser un signo de la salud y la curación, el aceite representa la marca del liderazgo y el sello del Espíritu.

Santiago 5:14-15 ilustra la práctica de la unción con aceite, como un símbolo de la oración de sanación en las primeras comunidades cristianas: “¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados.” En el Libro de Orden y de Adoración tenemos modelos de cultos contemporáneos para la oración y la sanidad que incluyen la imposición de manos y unción con aceite.

No hay nada complicado en una oración de sanidad. Una persona puede pedir claramente sanidad por de enfermedad particular o solo presentar su petición personal en silencio. El pastor o pastora, anciano o anciana puede poner las manos sobre la cabeza de la persona y con una breve bendición cumplir la solicitud, por ejemplo:

“(Nombre), que el Dios de toda misericordia te perdone tus pecados, que la libere del sufrimiento, y restaure a la integridad y fortaleza.”La persona ungida puede responder con Amén, en señal de que recibe la bendición.

Una pequeña cantidad de aceite de oliva puede estar preparado de antemano en un sencillo jarro, lo suficientemente pequeño como para descansar fácilmente en la mano del pastor o pastora, anciano o anciana. Quien ora humedece su pulgar en el aceite (con una pequeña cantidad es suficiente) haciendo la señal de la cruz sobre la frente de la persona y diciendo algo similar a:

“Yo le unjo con aceite en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” o “Así como usted esta ungido con aceite, Dios le concede la unción del Espíritu Santo.” Una vez más, la persona puede responder “Amén”.

A menudo es útil disponer de algún tipo de cántico congregacional para la imposición de manos y unción con aceite. Esto sirve con dos propósitos. En primer lugar, le ofrece participación activa a toda la congregación mientras que las personas reciben las oraciones de sanidad. En segundo lugar, la adoración en el canto ofrece una oración individual para que él o ella puedan hablar libremente acerca de la petición de la sanidad.

 

Comentarios

Ningún comentario aún.